martes, 26 de junio de 2018

Graduación 2018


Otro curso más que se acaba. Nos despedimos hasta septiembre con algunas fotos del acto de graduación de los alumnos de 4º ESO, 2º de Bachillerato y Ciclos Formativos que tuvo lugar el pasado 21 de junio. 

Pronto tendréis más fotos en la web del instituto. También podéis mandarnos las vuestras a nuestra dirección de correo electrónico: rollollamas@gmail.com.

Que paséis todos un feliz verano.











martes, 19 de junio de 2018

Festival de fin de curso de 1º ESO


El pasado martes 12 de junio los alumnos de 1º ESO celebraron un festival de fin de curso durante el cual pudieron disfrutar de distintas actuaciones llevadas a cabo por sus compañeros. La idea surgió de la profesora Mariluz Moro, quien, junto a Mar García, había preparado muchas de estas actuaciones con sus alumnos de 1º C para compartirlas con los ancianos del Hospital Santa Clotilde en el encuentro intergeneracional que se desarrolló en el mes de mayo. A esas actuaciones se añadieron nuevas actuaciones de alumnos de otros grupos de 1º, y entre todos nos demostraron sus habilidades para recitar, para contar chistes, para hacer dramatizaciones, para cantar o para bailar.

Ejerció como presentadora del festival la alumna Lucía González y esta fue la programación del acto:



Poesía. Javier y Aitor recitaron el poema “Caminante, no hay camino” de Antonio Machado; Jana recitó la “Canción del pirata” de Espronceda; Daniel y Sisa recitaron “Doña Araña” de Pepa Torres; y Daniel, “Todo es soñar”, de Antonio García Teijeiro.





Diálogos. Andrea y Ana representaron un diálogo entre El Principito y el zorro sobre la amistad, mientras que Juan y Daniel escenificaron un divertido diálogo espontáneo entre dos abuelos.



Leyenda. Fabio nos contó la leyenda de “El hombre pez” de Liérganes.



Monólogos. Yago nos hizo reír con su monólogo sobre el robot de cocina, Víctor nos habló de las redes sociales y Javier Jiménez sobre algo que para él es un auténtico misterio: el amor.





Humor. Romén y Ángel sacaron varias carcajadas cal auditorio ontando algunos chistes.



Teatro. Andrés, Marta, Miguel Paula y Sofía representaron un fragmento de la comedia “Segismundo y compañía”.





Música. Manuela (al piano) y Sofía interpretaron “Tu canción”, y Manuela (nuevamente al piano) y Jana cantaron “City of stars” y “Someone like you”.




Baile. Jana y Adriana nos deleitaron con este baile:





Cristina (a quien le faltó la compañera Nati) bailó para nosotros “It twice”.




Vanesa y Laura interpretaron las canciones “Habana” y “Say something”, y finalmente Jana nos sorprendió a todos son su interpretación de “Panis angelicus” y de “La nuite”.




Como cierre del festival, todos los alumnos cantaron a coro la canción de “Viento del norte”:



Muchísimas gracias a las organizadores del acto, a los asistentes al mismo, a la dirección por facilitar su desarrollo y, en especial, a los chicos participantes por deleitarnos con vuestro talento.

De visita a Villa Candelaria


Crónica realizada por Marta Zaviyska (2º ESO A)
Los alumnos de 2º ESO A hemos realizado una salida literaria, dirigida por la profesora de Lengua Mª Luz, con el objeto de conocer la casa que aparece en la última que hemos leído este curso.

¿No es interesante ver en directo algo sobre lo que has leído en un libro y que has imaginado a tu manera? Este libro, que se titula “Las lágrimas de Shiva” y está escrito por César Mallorquí, relata una historia juvenil que se desarrolla en una casa situada en el Sardinero llamada “Villa Candelaria”.  En la mansión vivía un fantasma que enviaba señales a los protagonistas de la novela. La verdad es que cuando la leí me imaginaba la casa como un hogar antiguo y tenebroso, pero al verla en directo me pareció todo lo contrario a lo que esperaba. Era una mansión enorme, muy blanca y bien conservada, situada en un barrio con casas elegantes de clase alta. 



La casa, situada muy cerca de la primera playa del Sardinero, quedaba muy cerquita, así que pudimos ir andando desde el instituto sin ningún problema. Nos sacamos unas fotos ante Villa Candelaria y de vuelta paramos a tomar un helado, nos sentamos un ratito a disfrutar del barrio y al cabo de un ratito iniciamos el regreso. No duró mucho esta salida, pero aun así el paseo ha sido muy bonito e interesante.



domingo, 17 de junio de 2018

Crónicas de LaborESO de los alumnos de 3º A (II)


Crónica de María Sañudo Castro

Yo fui al colegio María Reina Inmaculada, que está en Alto Miranda. Desde el principio sabía que iría a un colegio ya que me gustan bastante los niños y además porque es una buena carrera para estudiar el día de mañana. Antes de que empezara LaborESO ya estuve investigando sobre el sitio donde iba a ir a “trabajar” durante diez días.


Fui a la entrevista acompañada de una profesora de mi centro y, en primer lugar, conocí a la directora de este colegio. Ella me comentó que en ese colegio me lo iba a pasar muy bien. También me enseñó parte de las instalaciones e Infantil, donde estaría yo esos días.

El primer día me sentí muy avergonzada y con muchos nervios pensando si llegaría tarde, si sabría comportarme, pero a medida que fueron pasando los días, me tranquilicé.

Las profesoras eran muy majas, me trataban muy bien. Tanto, que me llegué a sentir como en mi propio colegio.

Esta experiencia me ha gustado mucho, estar con los niños, jugar con ellos... Es lo que me gustaría hacer en un futuro, ser profesora de Infantil.

Sin duda, ha sido una experiencia muy bonita, la repetiría cada año.

Crónica de Samuel de la Serna

Los alumnos de 3º de ESO hemos participado en un proyecto que consistía en tener “experiencias laborales” para ubicarnos en el trabajo que queremos desarrollar en un futuro. LaborESO consiste en reforzar nuestras expectativas (ya sean buenas o malas) sobre lo que es un trabajo. Para ello, hemos elegido una materia entre varias y nos han asignado un trabajo “de prácticas” en una empresa durante dos semanas.

Personalmente, decidí escoger la rama de la Medicina, pero al no ser posible la opción de centro sanitario, se me asignó una farmacia en General Dávila. Por su parte, recibí una acogedora bienvenida, además de una bata que me prestaron para realizar el servicio.


Mi tarea era la de ayudar atendiendo a los clientes, ordenando los medicamentos, tomando tensiones y midiendo la glucosa y el colesterol.

Aprendí de las actividades en la farmacia más de lo que esperaba, y me entretuve bastante, lo cual hizo mi estancia allí muy amena. En cierto modo, la actividad ha superado mis expectativas.

Sin embargo, las dos semanas de aprendizaje me han ayudado a determinar que trabajando en una farmacia aguantaría uno o dos años sin aburrirme, así que he decidido no dedicar mis estudios a la rama farmacéutica.

Pese a mi decisión, me ha gustado la actividad, como experiencia, y he tenido muy buenas compañeras de trabajo.

Crónica de Susana Gómez Falagán

Estas dos semanas las he pasado en el Parlamento de Cantabria. Fui asignada a esta “empresa” porque los dos temas que más elegí fueron Políticas y Periodismo. Al principio pensaba que iba a ser aburrido, pero estaba equivocada.

Mi primer día allí sí fue un poco aburrido, se me hizo largo, como no lo conocía muy bien, me tuve que informar y escribir el nombre de los diputados, la historia del Parlamento, etc.


Los siguientes días fueron más entretenidos y no me aburrí. Allí tenía una rutina, trabajaba cinco horas. Al llegar leía todos los periódicos y después realizaba tareas para ayudar a la chica que se ocupaba de mí, era la encargada de la comunicación en el PRC. Teníamos un pequeño descanso y después volvíamos a trabajar.

Los días más entretenidos fueron aquellos en los que se realizaban ruedas de prensa. Estuve en tres, dos en el Parlamento y una en la sede. El día que se realizó esta última fue el mejor día de todos, conocí a gente que trabajaba en la radio, en la televisión, en las agencias y en la prensa.

Nunca he tenido muy claro qué quiero estudiar en un futuro, aún no lo sé. Mi objetivo en LaborESO simplemente era conocer cómo funcionan las organizaciones políticas y los medios de comunicación. He cumplido mi objetivo y mi experiencia ha sido muy positiva, la gente ha sido muy maja y me ha tratado muy bien.

Crónica de Tessa Carreón Vaquero

He realizado mis prácticas de LaborESO en el Padre Menni, un centro psicogeriátrico para personas con enfermedades mentales. Para mí ha sido algo muy interesante ya que he aprendido bastante sobre Enfermería.


Ha sido una buena experiencia ya que he podido ver cómo son estas personas y saber los distintos trastornos que presentan. En la unidad en la que estuve, los enfermos eran personas mayores y la mayoría dependientes para todo, aunque en otras unidades había personas de mi edad porque también sufrían uno o varios trastornos. No he podido ayudar mucho ya que son muy delicadas y hay que tener mucha experiencia para cuidarlas bien, pero con lo poco que he hecho, he llegado a la conclusión de que sí que quiero ser enfermera.

Para terminar, creo que LaborESO es una gran experiencia que todo el mundo debería poder tener ya que, al menos a mí, me ayuda a decidir si el trabajo que en principio me atraía era lo que quería ser de verdad.

Crónica de Agustín Rodríguez Alexandre

Yo elegí hacer mis “prácticas” en el Centro Deportivo Orlando. El día de la entrevista fui algo nervioso debido a que no sabía lo que me iba a encontrar, pero tuve buenas sensaciones y me cayó muy bien el señor Orlando.

Una semana después llegó mi primer día. Llegué a las nueve menos cinco y me estaba esperando mi compañera Ana Mata para entrar al gimnasio. Cuando llegamos nos dijeron que fuéramos a la cafetería, allí nos estaban esperando dos monitoras supermajas, Sara y Merche, que nos dijeron las clases que podíamos realizar y yo escogí Pilates. Fui con Sara, mi monitora, a la sala de Pilates y me interesé por su horario. Me pareció curiosa la hora que abría: las seis y media de la mañana. Cuando terminó la clase, nos dieron un horario para las dos semanas siguientes. Ese día, lunes, nos tocaba trabajar por la tarde, como los miércoles. Llegué a las cuatro y media y fuimos a la piscina y salimos a las seis. Así toda la semana.


La semana siguiente ya empecé a hablar mucho más con los monitores y monitoras, era gente muy maja. Había un monitor con el cual me llevaba genial, se llama Alfonso y tiene unos 24 años. Hicimos algunos entrenamientos juntos y me enseñó mucho. También me llevaba muy bien con el monitor de la sala de máquinas y musculación, que tendría unos 55 años y era cubano. Me enseñó el funcionamiento de algunas máquinas. Otra chica con la también me llevé muy bien es Carolina, que daba la mayoría de clases de baile. Lógicamente, también hablé mucho con las dos monitoras que me recibieron, Merche, que daba Cycling, Aquagym, Walking y Step, y Sara, que daba Pilates, aparatos y Sevillanas.

En conclusión, es una experiencia que recomiendo a todos los chicos y chicas que tengan esa oportunidad, ya que te va a guiar en tu futuro laboral, o, aunque de mayor no vayas a trabajar en la profesión que elegiste en el proyecto, al menos ha sido una nueva experiencia.

Crónicas de LaborESO de los alumnos de 3º ESO A (I)


Crónica de Alejandro Desiré Valdor

Para mi semana laboral escogí un lugar en el que ver si mi plan de futuro es el apropiado o no, y ese lugar fue el Centro Deportivo Marisma.

Los días previos a la experiencia me encontraba muy nervioso, el estómago me daba vueltas y la cabeza me dolía pues, a pesar de acudir al centro a diario, nunca me había enfrentado a un trabajo.

El primer día Miguel (un compañero que también eligió este centro) y yo tuvimos una reunión con la gerente, una chica seria, en la cual se nos informó de cuál sería nuestra labor en las próximas semanas. Lo que más me sorprendió fue el hecho de tener que registrar nuestra huella cada vez que entrásemos o saliésemos del recinto, ¡nunca hubiera pensado que lo íbamos a tener que hacer!

En lo que al trabajo se refiere, no era muy complicado. Nuestro deber era ayudar a los monitores a dar las clases y, cómo no, a vigilar la piscina. Esta última labor era un poco aburrida y repetitiva; por ello, Miguel y yo nos pasábamos la mayor parte de ese tiempo jugando a diversos juegos que se nos ocurrían. Sin embargo, dar clase a los niños fue muy divertido. La mayoría de las clases eran de guarderías, por lo que nuestra única misión era jugar y divertirnos con los niños, sin perderlos en ningún momento de vista, pues al ser tan pequeños no saben nadar y un pequeño resbalón podía acabar con sus vidas.


Sin ninguna duda, las horas que pasamos con los pequeñajos fueron muy divertidas, pero mi momento favorito fue cuando los monitores nos invitaron a realizar una clase. Esta clase se llamaba “Aquarrelax”, un nombre muy apropiado pues gracias a esta clase conseguí librarme de muchas tensiones. Lo más sorprendente fue la simpleza con la que lleva a cabo, únicamente consiste en dar vueltas a una pequeña pero cálida piscina acompañado de una lenta música que hacía que te situaras en un mundo donde las preocupaciones no existen. Esto me relajó muchísimo. Además, durante el transcurso de la clase, la gente se tenía que poner en parejas para que cada uno le diera un masaje al otro con unas pequeñas bolas de pinchos que aportaban una sensación de gusto inimaginable. Mi pareja fue Miguel.

Ya en nuestra segunda semana de oficio subimos al gimnasio. Ahí nuestro deber era vigilar que todo el mundo llevara toalla, algo que es una regla del club. Las horas en el gimnasio se hacían más largas porque no había mucho que hacer, así que decidimos emplear el tiempo por así decir “muerto” en entrenar. ¡Por todo ello terminamos cada día reventados con ganas de llegar a casa y comer mucho!

Decidí trabajar en este lugar porque en el futuro me gustaría ser socorrista, y es cierto que he descubierto que es un trabajo aburrido a ratos, pero en otros es realmente entretenido. Además, he visto cómo es tanto la piscina como el gimnasio desde el punto de vista de un trabajador, y tengo que admitir que me sorprendió gratamente pues era muy diferente al mío cuando voy a entrenar.

En conclusión, la experiencia que he obtenido de estas prácticas ha sido mejor de lo que me esperaba.

Crónica de Daniel Green Manzanares

Hace aproximadamente dos meses estuve haciendo mis “prácticas” de LaborESO en el Banco de Alimentos de Cantabria. Durante dos semanas me convertí en un trabajador más, y ahora voy a contar mi experiencia.

Desde el primer día que entré al almacén me di cuenta de que nunca iba a estar de brazos cruzados. Todos los que estaban ahí de voluntarios no paraban de moverse y hacer diversas tareas, mientras el jefe, Francisco, lo organizaba todo. Además, ese primer día empecé a trabajar con Jose, un hombre muy majo que me llevó en la furgoneta del Banco a visitar y trabajar en muchos sitios de Cantabria. Un día del que me acuerdo perfectamente fue cuando me fui con él a Parbayón, donde estuvimos una o dos horas recolectando limones de un hombre que nos los quería donar. Otra experiencia memorable fue la visita a una fábrica de yogures, donde además de cargar unos arroces con leche a la furgoneta, pudimos ver de cerca el palacio en el que se rodó la película “Los otros”.

Aparte de ayudar a Jose con sus tareas, también realicé muchas otras actividades. Una de ellas, que me gustó mucho, fue ir a un colegio a Villafufre a dar una charla a los niños de Primaria junto a una chica llamada Mar. Además, en el propio Banco de Alimentos tuve muchas tareas que hacer. Bastantes de las jornadas en las que estuve allí las completé colocando alimentos en sus respectivas baldas, o preparando palés de alimentos que por la tarde vendrían las organizaciones a recoger. La última actividad que hice fue pasar los albaranes de entrada y salida de alimentos al ordenador, lo cual acabé haciendo con tremenda facilidad.


Para finalizar este relato sobre mi experiencia en este sitio, quiero dar mi sincera opinión acerca de lo que he vivido. Tengo que admitir que lo que he hecho no era para nada lo que me esperaba, pero al final he aprendido y disfrutado bastante más. Además, creo que he experimentado muchas labores distintas del mundo laboral, desde mover cajas en un enorme almacén hasta dar charlas a niños pequeños, ¡incluso cortar limones de un limonero de un pueblo! Por eso, recomendaría a cualquier persona que quiera ayudar a la gente a ser voluntario del Banco de Alimentos de Cantabria.

Crónica de Germán Gómez Pariente

Cuando nos explicaron en qué consistía la experiencia LaborESO y nos dijeron que debíamos escoger un campo laboral, yo lo tuve claro desde el principio. Siempre me ha llamado la atención el diseño, e incluso he llegado a plantearme estudiar esa carrera, pero realmente nunca he sabido en qué consistía diseñar. LaborESO era mi oportunidad para averiguar si el diseño era realmente lo que yo creía que era, era una oportunidad para poder vivir en primera persona lo que posiblemente iba a ser mi futuro, mi empleo. Por todas estas razones elegí diseño, y me asignaron la empresa llamada Grupo Gomur, una empresa de Ingeniería Mecánica y Diseño en la que más tarde descubriría que ese ámbito de trabajo no era exactamente como yo lo imaginaba, aunque esto no quiere decir que fuese peor.


Desde el primer minuto que pasé en la empresa no paré de aprender cosas nuevas. Los trabajadores que se encargaron de mí resultaron ser muy agradables y se preocupaban constantemente de que yo estuviese siempre aprendiendo o incluso trabajando. En los escasos días que permanecí en Gomur, aprendí valores muy importantes para este tipo de trabajos si querías mantener tu puesto o simplemente optimizar el tiempo lo máximo posible. Ejemplos de estos valores son la puntualidad, el orden y el respeto por tus compañeros y superiores. Y, por supuesto, conocí el funcionamiento de una empresa, desde cómo se diseña la pieza o cómo se piden piezas a otras empresas, hasta cómo se fabrica la pieza y se le entrega al cliente.

Habiendo vivido y aprendido todo esto, considero que el proyecto LaborESO es una muy buena idea que puede ayudar a muchos alumnos (yo incluido) a la hora de decidir sobre su futuro. También me ha mostrado cómo es la vida laboral, con sus ventajas y sus desventajas.

Crónica de Juan Fernández Alvargonzález

Os voy a contar mi experiencia de LaborESO en una residencia de ancianos.

Dependiendo del día, volvía a casa medio muerto o alegre, ya que en la residencia en la que trabajaba había varias plantas. En la cuarta se encontraban los que mejor estaban física y cognitivamente; en la quinta, los ancianos que habían perdido un poco el juicio y estaban incapacitados físicamente, y en la sexta, los abuelitos que estaban mal cognitivamente o incapacitados físicamente.

Una de mis mejores anécdotas fue cuando se nos escapó un anciano. Sí, como lo oís, se nos escapó un anciano. Era uno de la cuarta planta, que a veces se le permitía salir, aquella vez no le habían dado permiso. Dado que fumaba, le dijo a la recepcionista si podía salir a fumar un cigarro. Esta, muy amablemente, le respondió afirmativamente. Al pasar el rato, vio que no estaba y me llamó a mí para salir a buscarlo. Fui mirando por todos los bares desde la residencia hasta el Centro Botín. No lo encontré, pero no hubo ningún problema porque regresó él solito.

Esta ha sido una de las muchas anécdotas que podría contaros.

El proyecto me ha ayudado mucho a elegir dónde me gustaría trabajar, además he aprendido muchísimo de la vida en una residencia de ancianos, que es más dura de lo que parece.

domingo, 10 de junio de 2018

"Bernarda Femenino Plural" en el IES Las Llamas


El pasado jueves 7 de junio tuvimos el placer de disfrutar en el IES Las Llamas de una representación teatral de La casa de Bernarda Alba llevada a cabo por los alumnos de 15 a 17 años de la Escuela de Artes Escénicas del Palacio de Festivales de Santander, a la que pertenece nuestro alumno de 4º ESO A, Pedro Setién. Esta original propuesta escénica, que tiene por título “Bernarda Femenino Plural”, tiene como propósito acercar a los jóvenes al drama lorquiano, y para ello se sirve de la presencia de dos Booktubers (“los Pedros”) que van ayudando a los espectadores a entender mejor la obra con las opiniones, informaciones y comentarios que emiten entre las distintas escenas.

La obra se representó en la B9 para los alumnos de 4º A y 4º B, que disfrutaron mucho de la actuación llevada a cabo por esos otros alumnos que ya son tan buenos actores. Desde aquí queremos agradecer enormemente a Luli, a Roberto y a Cristina su disponibilidad, su desinteresada colaboración y su interés por compartir con nosotros este magnífico trabajo. ¡Enhorabuena a ellos y, por supuesto, también a los jóvenes intérpretes!
Aquí os dejamos con algunas fotografías de la actuación:
Cristina con todos los actores, al final de la representación.

Los Pedros, los booktubers de moda.






Aquí podéis ver completa la representación: