jueves, 14 de diciembre de 2017

Poliedros platónicos adornando nuestros pasillos

Los alumnos de 1º y 3º de ESO han realizado en clase de Plástica con su profesor Juan María Villanueva una serie de poliedros platónicos (también llamados sólidos platónicos), casi todos icosaedros y dodecaedros, que podréis ver estas semanas adornando la planta baja del instituto. Buen ejemplo de creatividad. Enhorabuena por el trabajo, chicos.





martes, 12 de diciembre de 2017

Las historias de nuestros abuelos II (4º ESO A)

“En nombre de Rosa”, por Paula Edesa

Eran ya finales del año 1935 y, en plena Navidad, llegaba al mundo Rosa.

Pedro y Filomena disfrutaban de una obra teatral en el llamado Teatro Pereda de Santander cuando Filomena, madre primeriza de su futura hija, rompió aguas. Tuvieron que esperar al final de la función para poder salir de una forma discreta y poco llamativa de aquel tan conocido edificio.
 
Teatro Pereda de Santander, haca 1930.
Pedro era un hombre con unas ideas y pensamientos muy avanzados para su época, lo que dio lugar a una serie de sucesos que marcaron la vida de Rosa.

Habían pasado muy pocos días desde el nacimiento de la pequeña Rosa y llegaba el momento de ponerle los pendientes, como a la mayoría de las niñas de aquella edad; pero Pedro se negaba a aquella costumbre argumentando que no era razón suficiente el hecho de ser mujer para agujerear esas diminutas orejas; afirmaba que un hecho tan importante e irreparable, una vez realizado, debía ser decisión de su hija.

Filomena, al contrario que su marido, era una mujer muy típica de aquellos tiempos, por lo que aceptó la decisión de su marido sin ningún prejuicio. En cambio, no estaba del todo satisfecha con su nombre, por lo que todo el mundo la llamaba Filo.

Recién cumplidos los cinco, y en plena infancia, Rosa sufrió una de las peores catástrofes en la historia de Santander y uno de los recuerdos más difíciles y tristes de olvidar: el incendio de Santander. Era ya de noche cerrada y Rosa dormía en su habitación. Filo despertó a su hija sobre las doce y poco de la madrugada con aire de preocupación urgiéndola a salir de la casa lo antes posible y con lo puesto, debido a que los hombres de aquel edificio ya habían hecho todo lo posible por evitar el incendio del mismo, arrojando grandes cantidades de agua con cubos al tejado. A pesar del viento sur en su contra, los tablones de madera ardiendo que volaban de un tejado a otro y las llamas a pocos metros, este edificio situado en el Río de la Pila se salvó de este terrible suceso gracias a que no llegaron suficientemente cerca las llamas como para provocar su incendio y a que las pocas chispas que llegaron al tejado de madera fueron vencidas por la humedad creada por dichos hombres que tuvieron la valentía de subirse al tejado durante horas para combatir el incendio.

Rosa bajó del edificio agarrada fuertemente de la mano derecha de su madre mientras que con la izquierda sujetaba su peluche favorito que había conseguido llevarse consigo a pesar de la rapidez con que salieron de casa. Ella, junto con los demás vecinos, se dirigieron a la aún conocida como plaza Pombo, donde gran parte de la población que residía en Santander se encontraba intentando pasar la noche de la forma más segura posible.

Rosa, desde aquel momento en el que se acomodaron en la plaza, supo que poco sería lo que dormiría. La niña no lo entendería en ese momento pero Filo, cada cierto tiempo, asomaba a su hija fuera de la plaza donde eran ya visibles las llamas para que la pequeña pudiera ver cómo ardía Santander en una noche tan triste de febrero. Estas imágenes se guardaron desde aquel momento y para siempre en la memoria de Rosa.
 
Incendio de Santander (1941). Calle Calvo Sotelo.
Había pasado la peor parte del incendio y ya sólo quedaban pequeños rescoldos. La ciudad se había destruido prácticamente entera y mucha gente había perdido sus casas e, incluso, sus trabajos. Había mucho barullo y se respiraba un ambiente decaído. Filo y Rosa tuvieron que acudir a su iglesia por la simple razón de que el fuego había calcinado la mayoría de los documentos donde se testificaba que un niño o niña habían sido bautizados, entre ellos el suyo. No tuvo mayor misterio que rellenar unos cuantos papeles en la Iglesia de la Compañía y todo fue solucionado.

Unos cuantos años más tarde, Rosa ya era una adolescente (alrededor de 15 años) cuando su padre Pedro falleció. Después de este hecho tan triste Filo por fin pudo ponerle pendientes a Rosa, algo que ambas deseaban desde hacía tiempo. Por aquel entonces, todos los residentes del edificio y muchos vecinos llamaban a una señora que, aparte de ser costurera, se ganaba la vida haciendo pequeños trabajos como masajes, curas… En este caso, ella fue la culpable de aquellos agujeros taladrados en las orejas de Rosa.

Termino esta historia contándoos cómo Rosa conoció, ya madura, al que sería el amor de su vida. Era día de fiesta y, como la mayoría de jóvenes, Rosa y Eugenio salieron de fiesta por una de las calles más céntricas y repletas de bares de la ciudad. Cada uno por su cuenta, disfrutaban del buen ambiente con sus respectivos amigos cuando coincidieron por accidente en un bar en el que Eugenio tropezó sin querer la copa de nuestra querida Rosa, quien cayó rendidamente enamorada de él.


 “Siempre a tu lado”, por Carmen Blanco

Una noche cálida de agosto de 1958, nadie dormía en el centro de Torrelavega, ya que en las calles se escuchaba una música de vals procedente del Casino. Esa noche se celebraba la gran fiesta del fin del verano; dentro de unos días todo el mundo que se encontraba de vacaciones volvería a su vida rutinaria. Esto lo estaba pensando María mientras bailaba con José, el marido de su amiga, que le había pedido ser su pareja en esa pieza; para su desgracia su compañero de baile  era demasiado alto, lo cual resultaba bastante incómodo aunque  este inconveniente lo compensaba su destreza al bailar.

Al tiempo que bailaban, ella se encontraba pensativa, pero de repente vio unos ojos que jamás olvidaría, eran los más bonitos que había visto en su vida, se trataba de unos ojos tan azules que igualaban al color del mar y lograron que todas sus preocupaciones se esfumaran. Seguía bailando pero lo único en que podía pensar era en buscarlos. Repentinamente la música acabó, y volvió en sí. Como de costumbre, todo el mundo aplaudió y al salir de la pista se puso a hablar con su amiga y su marido mientras, cautelosamente, intentaba buscar al propietario de dichos ojos tan embaucadores. De repente, el marido de su amiga levantó la mano saludando  y al girar  la cabeza en esa dirección estaba él.
 
Antiguo Casino de Torrelavega.

Cuando el desconocido llegó al sitio donde se encontraban, sus miradas se cruzaron y rápidamente su amiga los presentó. Se llamaba Pedro y era coronel como José. En ese instante apareció Sandra, una chica esbelta,  guapa, con aires de adinerada y, ¡Cómo no!, compañera suya de piso. Ella se pegó a Pedro y aunque le sacaba unos centímetros se cogieron del brazo, pero él no dejaba de mirar a María, lo que no evitó que todas las ilusiones que había puesto María en conseguir que Pedro bailara con ella se esfumaran. ¿Cómo podía haber sido tan tonta de no haberse percatado que aquel chico era el nuevo pretendiente del que Sandra le había hablado?

Los alumnos de 3º ESO aprenden que a veces "Menos es Max"

La semana pasada dos voluntarias de la asociación “A volar” vinieron a presentar el juego “Menos es Max” a los alumnos de 3º de ESO.

Se trata de un juego divertido que aporta conocimiento acerca de cómo podemos vivir mejor atendiendo a nuestra individualidad y a la vez a nuestro entorno y que nos ayuda a reflexionar sobre cómo nuestras acciones repercuten positiva o negativamente en el bien común. Nuestros alumnos participaron en una subasta sin saber exactamente qué ganarían o perderían; compitieron ocultando sus intereses y arriesgando sus “monedas”, los cronos (¡nada hay tan valioso como el tiempo!).

El origen del juego se basa en el libro de Manfred Max-Neef “Desarrollo a escala humana”, en el que el autor establece como necesidades humanas fundamentales las siguientes: Subsistencia, Protección, Afecto, Entendimiento, Participación, Ocio, Creación, Identidad y Libertad.

Os dejamos algunas fotos de esta actividad y agradecemos a la asociación “A volar” su colaboración.





¡Ya llega la Navidad a Las Llamas...!

Esta semana los alumnos de 1º y 2º de ESO, animados por sus profesoras de Lengua, han adornado los pasillos del instituto con unas originales guirnaldas y dos árboles de Navidad muy literarios, hechos con hojas de libros viejos. Beatriz se ha encargado, como siempre, de adornar nuestra biblioteca. 

Además, desde el departamento de Lengua y la Biblioteca se ha convocado un concurso de postales navideñas entre los alumnos de 1º ESO. Podéis verlas expuestas en un mural en el pasillo de la planta baja. El ganador recibirá como premio un libro elegido por él del que se le hará entrega en el acto que organice el departamento en el mes de abril.

Muchas gracias a todos los que habéis colaborado y FELIZ NAVIDAD.🎄

Alumnos de Beatriz haciendo el árbol literario en la biblioteca.






Mural con las postales presentadas al concurso por los alumnos de 1º ESO.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Los alumnos de 2º ESO en el Cybercamp 2017

El pasado viernes 1 de diciembre los alumnos de 2º ESO del IES Las Llamas acudieron al Palacio de Exposiciones de Santander para participar en el CyberCamp 2017, el gran evento de ciberseguridad que organiza anualmente el INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad de España) y que este año se ha desarrollado en nuestra ciudad. El principal objetivo del CyberCamp es identificar, atraer e impulsar a todos aquellos que tengan talento en materia de ciberseguridad mediante talleres y retos técnicos.

Aquí podéis ver algunas de las estupendas fotografías que tomó el alumno Sergio Moreno durante esta actividad organizada por el departamento de Tecnología:








martes, 5 de diciembre de 2017

Las historias de nuestros abuelos (4º ESO B)

Ahora que se acercan las fiestas navideñas, en las que es costumbre reunirse con la familia y recordar viejos tiempos, vamos a compartir con vosotros algunos de los textos que los alumnos de 4º de ESO han escrito sobre sus abuelos. Para escribir estos relatos, que han realizado para la materia de Lengua, los alumnos han tenido que poner en juego distintas destrezas vinculadas a la competencia lingüística (escuchar, preguntar, tomar notas, elaborar un borrador, poner por escrito una anécdota, expandir un relato…) pero además esta tarea les ha aportado algo más enriquecedor desde el punto de vista humano y afectivo: les ha servido de excusa para compartir tiempo con sus abuelos, para conocerlos mejor, o para recordarlos si es que ya no están con ellos. Muchas gracias a las autoras de estos entrañables relatos por compartirlos en el periódico. Próximamente publicaremos otras dos entradas con más textos. Esperamos que os gusten.


"Mi abuelo un día fue niño", por Luz Gordo (4º ESO B)

Eran otros años, otros tiempos, pero los mismos pueblos. Pueblos de Castilla que hoy están prácticamente despoblados pero en los que hace más de 80 años vivía mucha gente y lo que resulta más sorprendente, ¡había niños!, sí, ¡muchos niños! Niños que iban a la escuela y jugaban en las calles de su pueblo, como mi abuelo. Mi abuelo, que hoy es un anciano de 85 años, recuerda emocionado su vida de niño en su pueblo Payo de Ojeda, en la montaña Palentina.
Era el final de la Guerra Civil cuando mi abuelo, al cumplir los 6 años, empezó a ir a la escuela. Recuerda con ilusión cómo cada mañana se levantaba y después de haber desayunado unas “sopas”, que no eran otra cosa que agua hervida con pan y un chorrito de aceite, iba a clase junto con todos los niños y niñas de su pueblo.
La escuela era una sala muy grande que tenía una estufa de leña  y carbón que encendían los fríos días de invierno y colgados en la paredes había una pizarra, un mapa de España y un crucifijo. Estaban juntos niños y niñas desde los 6 hasta los 14 años, así que en clase eran un montón de alumnos, muchos más que ahora, por lo que la maestra tenía en su mesa un timbre que tocaba cada vez que se oía barullo. Al niño o niña que hacía alguna travesura la maestra le castigaba con ir a la carbonera, que no era un cuarto oscuro, sino que era un cuartito pequeño en el que guardaban la leña y el carbón para la estufa.

Todos los días al llegar lo primero que hacían era saludar a la maestra, Doña Segunda, así se llamaba la primera maestra que tuvo mi abuelo. Según iban entrando se sentaban en sus pupitres, en cada pupitre se sentaban dos alumnos. Los pupitres eran de madera y en una de las esquinas tenían un pequeño hueco para poner la tinta. En aquella época no había ni lapiceros, ni bolígrafos, ni gomas, ni sacapuntas, se escribía con pluma que cada poco tenían que cargar con tinta que cogían del tintero del pupitre y que manchaba mucho, por eso la usaban solo los niños y niñas mayores y muy poco. Lo normal era escribir en una pequeña pizarra, el “pizarrín”, que, claro, cuando ya lo habían llenado tenían que borrar para poder volver a escribir. Los más cuidadosos tenían una pequeña esponja para borrar, pero los más desastrosos borraban con la mano o con la manga de la chaqueta. En el pizarrín escribían con una especie de tiza que se llamaba “clarión”.
Aquellos tiempos eran muy duros y no había dinero, no se podían comprar libros.  Los libros los tenían los maestros en la escuela y los utilizaban todos los niños siguiendo un orden. Para aprender a leer utilizaban una cartilla, el “silabario”, para matemáticas, el “catón” y tenían un libro “la enciclopedia” en la que venía todo desde matemáticas hasta geografía pasando por lengua y religión.  Se aprendía lo básico: a leer, escribir, algo de matemáticas y geografía. Mi abuelo recuerda que en la escuela, cuando ya sabían leer, les iba llamando el maestro o maestra, uno a uno a su mesa, y leían el Quijote. En casa el primer libro que él leyó fue Santa Genoveva de Brabante, le parecía un libro muy bonito porque tenía dibujos en colores.

martes, 28 de noviembre de 2017

"The spirit of Harry Houdini": play review by Clara Tolosa (2º BD)

A couple of weeks ago we watched the play call “The spirit of Harry Houdini”. Personally, I found the plot rather predictable, it is about a widow woman who had been trying to contact with her deceased husband (a magician) for 10 years. In order to fulfill her purpose she called the medium Arthur Ford. During the spiritualistic session many mishaps took place therefore they raise doubts on Arthur Ford’s truthfulness and also on the woman’s honesty. Eventually, the medium turned out to be a deceiving. 

One particular strength of the play is the acting, it is quite convincing. The woman gives a compelling performance as Bess Houdini (the widow woman). The medium provides a revealing insight into the tension created in the atmosphere. Moreover the soundtrack was gloomy (according to the atmosphere).

I would highly recommend it to anyone interested in magic or spiritualist, however, it keeps you attentive even if you are not interested in the topic so it is a definite must-see.

"Momo", reseña de la obra teatral de Jana Linares (1º ESO C)

El miércoles 15 de octubre, los alumnos y alumnas de 1º ESO, junto a las profesoras de Lengua, fuimos al Palacio de Festivales a ver una obra de teatro titulada “Momo”. Como el teatro estaba cerca de nuestro instituto, fuimos andando. Las profesoras tuvieron la genial idea de salir del instituto una hora antes, para llegar allí media hora antes y así poder sentarnos en las primeras filas. Salimos del centro y nos dirigimos hacia el teatro. Estábamos ansiosos de saber cómo sería la obra, pues habíamos hablado de ella en clase y nos había parecido de lo más curiosa. Cuando llegamos allí, nos sorprendimos un poco, pues ya había algún instituto esperando para entrar por la puerta, pero no nos supuso ningún problema, ya que cogimos muy buen sitio.

Ya esperando en la cola, miramos por la puerta y había una especie de guardias, vestidos de gris y con los pómulos supermercados con maquillaje gris oscuro. Estaban muy serios, incluso se podría decir que estaban un poco furiosos. Nos imaginamos que serían las personas grises, de las que habíamos hablado en clase cuando investigamos sobre la historia de Momo.

Grupo teatral del IES Las Canteras de Collado Villalba,
que representó la obra "Momo".
Una vez dentro de la sala, mientras todos los institutos que iban a ver la representación con nosotros se colocaban y mientras los actores y actrices se preparaban, nosotros hablamos con nuestros compañeros y nos reencontramos con algunos de nuestros excompañeros de primaria. Las luces se empezaron a apagar y los profesores nos mandaron callar, pues comenzaba la obra. En la esquina izquierda del escenario, dos chicas, una vestida de negro y otra de blanco, con un libro gigante a sus espaldas, se pusieron a contar lo que sería el comienzo de la historia de Momo. Decían que Momo era una niña que vivía sola en una de las salas del anfiteatro. Ella tenía dos buenos amigos, Beppo el barrendero y Gigi, Gigi Cicerone.

Pero también nos fijamos en que al otro lado del escenario, había una especie de rey sentado en su trono, con una pecera llena de arena, que no teníamos ni idea de qué podía significar, pero, como en clase habíamos hablado de la obra, y, con ello hablamos de los hombres grises que robaban el tiempo a las personas, nos imaginamos que podría representar un reloj de arena. Este rey tenía una chica al lado suyo, pero no nos imaginábamos quién podría ser.

martes, 21 de noviembre de 2017

Comienza CINESTUDIO 2017-18

Los alumnos de Las Llamas de 1º de Bachillerato han asistido esta semana a la proyección del documental  “Searching for Sugar Man”  en la Filmoteca de Santander. La salida se enmarca dentro del programa CINESTUDIO, en el que nuestro centro participa por segundo año consecutivo. Este programa, impulsado por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, pretende acercar el cine a los estudiantes de Cantabria y fomentar en ellos un espíritu reflexivo y crítico.

En esta primera proyección del curso, los alumnos han visto un documental sueco-británico de 2012 escrito y dirigido por Malik Bendjelloul que cuenta la historia de un misterioso cantante conocido como Rodríguez (n. 1942) y los esfuerzos de dos fans sudafricanos por descubrir su paradero. En 2012 "Searching for Sugar Man" obtuvo una veintena de premios cinematográficos, entre ellos, el Óscar en la categoría de mejor documental largo.


En la primera fotografía podéis ver a los alumnos de 1º C, D y E, que asistieron a la proyección el 20 de noviembre, y en la segunda, a los alumnos de los grupos A y B que han acudido esta misma mañana:








“The spirit of Harry Houdini”: play review by Raquel Sarabia (2º BD)



English play review written by Raquel Sarabia (2º de Bachillerato D)

Harry Houdini´s widow (Bess) wants to contact his late husband. That is why she calls Arthur Ford, a spiritualist medium, on the 31st of October ten years after his husband had died, as she had been doing the previous years on that date. During the seance Arthur Ford who is supposed to be blind tries to connect with Harry Houdini and he tells Bess that he has been transferred a code from the world of the dead. That code was invented by Harry and his wife, so that when one of them would die, they could know if there was “another world” or it was all an invention. At the end of the play, Bess discovers that Arthur Ford was just an impostor because he wasn´t blind. It was all prepared to catch him, so when he left Bess´s house the press was waiting outside.

I really enjoyed the play because the actors’ pronunciation was very clear, and it was easy to understand them. Also, they were very good, and they seemed to be comfortable on the stage. It is also very interesting that it is based on real facts because you realize that there are people who think that there is a connection between this world and the world of the dead.